Mujeres Empoderadas: Hijas e hijos Empoderados.

Las
madres y los padres somos, en los primeros años de vida de nuestras hijas e
hijos, su primer modelo de comportamiento. Con el tiempo, llegarán otros como
familiares y adultos de su alrededor, hermanos mayores, vecinos, amigos, profesores,
famosos, sus héroes de libros, películas, juegos, etc. Sin embargo, a pesar de
toda la influencia que les llegue del entorno social y cultural, el ejemplo de
la madre y del padre siempre prevalecerá, en su inconsciente, como el
fundamental y será el que tiendan a repetir en su vida, sobre todo, llegada la
adultez.

La
niñez y la adolescencia suponen para todo ser humano un largo recorrido de
aprendizaje. Un camino integrativo en el que asimilamos las herramientas necesarias
para enfrentarnos a la vida adulta, a la crianza de nuestros hijos con
equilibrio y con un alto nivel de resolución para lograr la supervivencia,
tanto de nuestros descendientes, como evolutivamente, de nuestra especie.

Nuestra
actuación, como madres, como padres, nuestra forma de afrontar la vida, de
enfrentarnos a nuestros conflictos, a nuestras alegrías, marca el futuro de
nuestros hijos. Por supuesto, esto no significa que tengamos que ser madres y
padres perfectos, no ha existido en la historia de la humanidad ninguno y jamás
existirá. Todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras, todos cometemos
errores. Sin embargo, el saber que nuestro comportamiento resulta significativo
para el futuro de nuestros hijos, más que crearnos un conflicto, tenemos que
tomarlo como un desafío.

¿Cómo
podemos superar este apasionante reto? Sencillamente: Empoderándonos.
Aprendamos a amarnos, a respetarnos a nosotras mismas. Busquémonos, liberémonos
de todas las imposiciones dañinas de nuestro pasado, realicemos una profunda
introspección para hallar nuestro equilibrio interior y exterior, motivémonos
trabajando en lo que realmente nos hace sentirnos vivas, orgullosas de nosotras
mismas, rodeémonos de parejas y personas cooperativas, positivas, resolutivas,
creamos en nosotras mismas, en nuestro Poder de transformación.

Viviendo
en armonía con nuestro yo, con nuestro interior, nuestras hijas e hijos recibirán
el mensaje de que son maravillosos, con sus luces y sombras, pero maravillosos,
que tienen que cuidarse, amarse, respetarse, seguir sus sueños, ser conscientes
de sus ilusiones, admirar sus cuerpos, luchar por avanzar, por superar los
retos y obstáculos de sus vidas tanto por ellos mismos, como por sus propias
hijas e hijos.

Para
finalizar me gustaría darte una serie de Tips que pueden servirte de punto
partida para ayudarte en tu camino de Madre Empoderada (o Padre): 

Ø  Si te Empoderas, hazlo por ti,
para quererte, amarte, conocerte, reconocerte, encontrarte, buscar el
equilibrio y la felicidad en tu vida. Además, esto beneficiará a tus hijos,
porque a su vez, con tu ejemplo, encontrarán su propio equilibrio, su propia
armonía, su Poder.

Ø  Recupera tu Poder, aunque
pienses que no lo tienes o que jamás lo has tenido, Sí que existe, está ahí, en
tu interior, es tu Yo más profundo y sólo tienes que encontrarlo y liberarlo.

Ø  Sé consciente de que puedes
hacerlo, otras antes que tú lo lograron, Todas y Todos podemos.

Ø  Los cambios se producen pasito
a pasito, no te impacientes.

Ø  Ama tu esencia, ama tu interior,
ama tu cuerpo. Ámate.

Ø  Cuídate tanto por dentro, como
por fuera. 

Ø  Busca qué es lo que te apasiona
y disfrútalo.

Ø  Habla bien de ti misma delante
de tu hija, de tu hijo, de tu pareja de tus amigos. Valórate y ellos también lo
harán. Apreciarán tus cualidades y tus hijos, además, aprenderán a respetarse a
sí mismos.

Ø  Sé consciente de que todos
tenemos luces y sombras. Busca el equilibrio, intégralas todas en tu ser y
utilízalas en tu beneficio. Con tu ejemplo, tus hijos también comprenderán que
no son perfectos, pero que todas nuestras aptitudes forman parte de nuestro
ser, que tenemos que amarnos tal y como somos.

Ø  Avanzamos cuestionándonos, no
culpándonos. La culpa no ayuda, nos ata, nos atrapa en un mar de prejuicios, en
un océano de sufrimiento. No debemos utilizarla en nuestras vidas como recurso,
tenemos que deshacernos de ella con la ayuda del cuestionamiento, de la
autoconsciencia. ¿Hemos cometido un error? Sí, ahora, pensemos cómo podemos
evitarlo la próxima vez.

Elena Mayorga
Mente Libre

 

 

 
Últimas entradas de Azucena Caballero (ver todo)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

La normalidad del mal

No me gusta comentar la actualidad o el futuro a corto plazo. Pienso, como historiadora, que mis análisis deben ser más globales y enfocarme en

Read More »

Todos saludan a los vecinos

En España se denuncian unas 1500 violaciones al día, posiblemente 1 de cada 10 (si comparamos con cifras de países desarrollados donde denunciar una violación

Read More »

La Guerra Interminable

La primera regla de la NO VIOLENCIA es no dejar que te violenten y denunciar con voz clara y rotunda la violencia que sufres o

Read More »

Salvación y feminismo

5 mujeres estranguladas en Valencia y no pasa nada. Una madre separada de sus hijas y ellas entregadas al maltratador y abusador. La ONU dice

Read More »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies