Feminismo Distópico

Nos quedamos anteriormente con una pregunta: ¿Puede el Feminismo convertirse en una Distopía?

Podría, si alguna tesis, afortunadamente minoritarias aunque ruidosas, llegaran a tener éxito.

Imaginemos un mundo donde las mujeres, aunque tuvieran hijos, renegaran de ser madres, pues considerasen que la maternidad está, indisolublemente ligada al papel pasivo y sacrificado que le encargaba el Patriarcado. Y que la solución para que tener hijos no las privara de vivir la vida que quieren, fuesen un estorbo. El cuidado sería algo profesionalizado en todas la áreas de la vida, para conseguir que no se minusvalorase su papel en la creación de riqueza o limitase las opciones. 

Por tanto, nada mejor, al menos mientras los úteros artificiales no las libraran de la gestación, parirían hijos para la perpetuación de una especie que no me queda claro que razón tendría para sobrevivir, si no es quizá, continuar un progreso asimilado a los deseos del individuo desligado de emociones de ternura hacia sus crías, y volcado en su propio crecimiento personal considerado incompatible con esas emociones de entrega que un mamífero sano desarrolla hacia sus descendientes.

Las mujeres y los hombres trabajarían y disfrutarían, pero los niños estarían alejados de sus vidas, pues exigen atenciones excesivas. No importa, guarderías estatales se harían cargo de ellos desde su nacimiento y serían profesionales los que los alimentarían y educarían, y quizá, solo quizá, porque si no los niños se mueren, les darían algo parecido al cariño y los abrazos.   

Ser madre es una decisión que siempre, siempre, debería ser libre. Ninguna mujer y ningún hombre son menos mujer ni menos hombre por decidir no tener hijos sea por la causa o razón que sea. Ningún ser humano deja de serlo por no reproducirse, ni es menos moral ni sano por no hacerlo. Es valioso por quien es, pero es igualmente valioso si decide dar vida a otro y ocuparse de su bienestar físico, psicológico y emocional durante toda su infancia y, de hecho, se vaya a preocupar de él toda su vida.
Mireia Long
Últimas entradas de Azucena Caballero (ver todo)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

La normalidad del mal

No me gusta comentar la actualidad o el futuro a corto plazo. Pienso, como historiadora, que mis análisis deben ser más globales y enfocarme en

Read More »

Todos saludan a los vecinos

En España se denuncian unas 1500 violaciones al día, posiblemente 1 de cada 10 (si comparamos con cifras de países desarrollados donde denunciar una violación

Read More »

La Guerra Interminable

La primera regla de la NO VIOLENCIA es no dejar que te violenten y denunciar con voz clara y rotunda la violencia que sufres o

Read More »

Salvación y feminismo

5 mujeres estranguladas en Valencia y no pasa nada. Una madre separada de sus hijas y ellas entregadas al maltratador y abusador. La ONU dice

Read More »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies