La rabia es también un superpoder

Me han preguntado hoy como logré relactar a mi hijo. Nació de 36 semanas, con 1,800, en un parto donde no fui bien tratada. En el hospital hicieron todo lo que no hay que hacer para destrozar una lactancia y consiguieron que saliéramos con lactancia artificial y un poquito de lactancia materna extraída porque yo me empeñé en sacarme leche a ver si dejaba de dolerme la congestión de la subida.

Llegué a casa. No podía consentir que me robaran también la lactancia, sentía que eso nos vinculaba, y nos daría paz y fuerza.

Casi obsesiva, empecé a leer y fue la información en internet lo que me dio la base de conocimiento para, usando la rabia y la pena que sentía por todos los abusos sufridos en el parto y estancia hospitalaria, conseguir relactar y tener lactancia exclusiva a los dos meses.

Fue durísimo, solitario, casi demencial. Me recuerdo como una posesa, con las tetas chorreando, con el sacaleches todo el día, sin dormir, sin pisar la calle, agotada e incomprendida. Y superpoderosa. Y lo conseguí.

Nadie creo que comprendiera la sensación de triunfo. Me sentía una leona y eso no ha cambiado. No voy a dejar que nadie nos robe o nos dañe sin luchar nunca más, me dije.

Hay quien cree que no eres valiente si no practicas deportes en los que se corre riesgo físico. No tienen ni idea de lo que es salirse del sistema social, educativo y económico que nos hacen creer que es correcto.

La verdad, a lo que me funciona es aprender y cabrearme. No soporto la revictimización. No creo que lo que me molesta de otros lo llevo en mí. No creo que las desgracias sean culpa de quien las sufre. Ni siquiera creo que siempre podamos hacer algo para evitarlas o para solucionar una situación. Pero si creo que puedes hacer algo o, que si no lo haces, no podrás salir. Pelea, saca tu rabia, no dejes que abusen de ti ni de tus hijos, implícate en causas justas también.

Si no aprendes, te crees toda la mierda desempoderante y estúpida que te dice el sistema que debes creer y obedeces a las figuras de autoridad. Cuando buscas información, contrastas, aprendes, descubres sus mentiras. Y el cabreo que pillas, la indignación por lo que te roban a ti o a otras personas, es una motor muy potente.

Usa tu indignación y tu rabia y tu furia. Defenderte es también un superpoder. Pelear por lo que quieres y, sobre todo, para liberarte de lo que no quieres, es indispensable. La rabia de los desposeídos del mundo ha sido uno de los grandes motores de la Historia de los Derechos Humanos y la Justicia. No renuncies a tu rabia.

Mireia Long

Si necesitas ayuda para empoderarte y herramientas para lograrlo, podemos ayudarte en con nuestra clase gratis CUATRO ESTRATEGIAS FUNDAMENTALES DE LAS MUJERES EMPODERADAS. 

Si quieres información sobre nuestro programa integral MUJERES EMPODERADAS pincha aqui.

Latest posts by Mireia Long (see all)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

Vivir sola

Cuando era jovencita tenía una buhardilla en la calle Galileo en Madrid, en un edificio que era una corrala. La usaba para estudiar cerca de

Read More »

Lucidez

A lo largo de la historia la mayoría de los siervos, los esclavos, los conquistados, los sometidos…se adaptaban a las situaciones que vivían, incluso las

Read More »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies