Productividad: optimízala todo lo que puedas.

productividad

 

Mírate, has preparado un plan de negocio fabuloso. Has programado tiempo para ti. Sobre el papel todo luce perfecto. Parece que lo tienes todo muy bien pensado y bajo control, y aún así no estás logrando los resultados que deseas. ¿Qué está pasando? ¿A dónde se ha ido tu ansiada productividad?

Creo que ha llegado el momento de que nos acerquemos un poco más a tu realidad cotidiana y que analicemos bien qué es lo que está sucediendo. ¿Qué método de trabajo estás usando?

Sí, lo sé, ser mamá y emprendedora requiere mucha flexibilidad. Que nadie venga a decirte lo malo que es ser multitarea por que muchas veces es lo que a ti te salva, es cierto. Pero si te habías organizado unos bloques de tiempo para trabajar y acabas usando ese tiempo para pasar el plumero o limpiar los cristales estás teniendo un problema. Estás cayendo en la procrastinación, y además lo sabes.

El primer paso para dejar de procrastinar es reconocer que eso es exactamente lo que haces. Así que en serio, deja de intentar justificar que pasar el plumero por el salón es más importante que trabajar en tu proyecto, porque no es cierto. Bloquea tiempo para dedicarlo a las tareas del hogar y bloquea tiempo para trabajar en tu negocio, y respeta esos bloques para las tareas destinadas a ellos.

Y jamás des por sentado que lo sabes todo sobre organización y productividad. Al contrario, asume que siempre podemos aprender algo nuevo y ser más productivas. Constantemente salen nuevas apps que pueden ayudarnos de muchas maneras. Vale la pena ir echando un vistazo de vez en cuando a las novedades de tu tienda de aplicaciones móviles y para el ordenador, a veces te sorprendes de cómo una herramienta facilita mucho ciertas cosas. Y por supuesto puedes seguir implementando todas las estrategias clásicas que ya sabes que te funcionan. Son pilares de la productividad de miles de personas por algo.

Recuerda que trabajar por bloques de tiempo te permite dedicarte a todo aquello que realmente te interesa a lo largo del día. Por ejemplo programar una hora y media para trabajar concentrada en una tarea complicada de tu proyecto, media hora para revisar emails y otros treinta minutos para reenergizarte y volver a tus tareas con la mente fresca y renovada. Siempre con temporizador, para ir avanzando hasta dónde puedas, pero sin agobios, puede ser una estrategia muy sencilla pero muy efectiva, que hace que la gestión de tu día sea más cómoda y simple.

Cuando tengas una tarea muy grande, divídela en trozos, y ve haciendo poco a poco, tarea a tarea, y ve tachando todo lo que sí haces.

Y para terminar, revisa a qué dedicas tu tiempo. ¿Qué tareas son las que realmente te dan mayores resultados y retorno? Enfócate en esas por encima de todo.

Azucena Caballero

 

Latest posts by Azucena Caballero (see all)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies