Vivir sola

Cuando era jovencita tenía una buhardilla en la calle Galileo en Madrid, en un edificio que era una corrala. La usaba para estudiar cerca de la Uni o dormir allí de vez en cuando y sobre todo para aislarme y leer, soñar, escribir. Era muy pequeñita. Solo podías estar de pie en el pasillo y en un trocito de la cocina. Solía comprar comida preparada y comérmela sentada en la cama baja llena de cojines que tenía. Almacenaba libros que me costaba subir. Tenía las paredes llenas de árboles genealógicos inventados o reales, de dibujos, de fotos de cuadros y edificios que amaba. La luz de la luna entraba por un ventanuco. La adoraba. Me he acordado hoy de que no conservo ninguna foto.
Me encantaba estar allí. Vivir sola.

Mi espíritu era libre. Era más yo que en ninguna otra situación. No necesitar más que libros y pensamientos. La sociedad nos inculca que debemos buscar con quien compartir todo el tiempo, pero no todos lo deseamos.

Mireia Long

Latest posts by Mireia Long (see all)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

Hablemos de ocio y placer

¿Cuánto tiempo real dedicas al ocio y a aquello que te resulta placentero? Ojalá tu respuesta sea que mucho, pero la mayoría dedican muy poco

Read More »

La perversidad de la tibieza

La sumisión. La penitencia. La victimización. La amabilidad en las quejas. La serenidad ante el abuso. La sonrisa ante el genocidio. La empatía mientras te

Read More »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies