Agendar con sentido común: agenda menos de lo que creas que puedes hacer.

 

Miras tu agenda y sonríes. ¡Qué bien lo has organizado todo! Tu planificación, lista de tareas e incluso orden en que vas a ejecutar cada una de ellas te ha quedado perfecto. Vas a poder acabarlo todo. No tienes ni un momento libre hasta la hora de dormir pero vas a tener un día súper productivo. Sobre el papel. Eso queda muy bien, muy bonito, sostenible y viable sobre el papel, que lo aguanta todo. Después en la vida real lo que sucede es que tienes interrupciones, que algo te cuesta más de hacer de lo que creías, que no tienes todo el día el mismo nivel de energía, etc, y que la mitad de las cosas que tenías apuntadas se quedan sin hacer. Miras a tu agenda, ves la cantidad de pendientes que te quedan y te sientes mal, te da el bajón emocional y tienes la sensación de que no eres capaz, de que jamás acabas lo que te propones y de que no haces, o peor aún que no eres, suficiente. No eres suficientemente buena, suficientemente eficaz, suficientemente eficiente, suficientemente organizada… ¡PARA YA! Eres más que suficiente, lo único que necesitas es saber cómo organizarte de verdad.

  • Número uno, deja de intentar organizarte como si tuvieras 19 años, toda la energía del mundo saliendo a chorros por tus poros, sin más obligaciones que las que tú misma te imponías y rindiendo al 200% incluso durmiendo tres horas. Asume que ahora tienes más obligaciones, personas que también dependen de ti y tu energía, para qué negarlo, no es la misma. Por lo tanto, no intentes llevar adelante una agenda parecida a la de aquella época, no es sensato.
  • ¿Tienes en cuenta los imprevistos? Siempre hay imprevistos. De hecho que tú estés cansada es un imprevisto y has de contar con ello. Así que agenda siempre bastante menos de lo que creas que vas a poder hacer. Así conseguirás varias cosas, en primer lugar tacharás todas las actividades que te habías propuesto, lo cual es muy gratificante. Yo adoro tachar. Me gusta tanto que tacho con lápices de colores, me queda la agenda preciosa con mis tachones. Hay un placer maravilloso en tachar por que has conseguido terminar algo. Esa sensación de haber cumplido con la agenda de hoy es muy gratificante y todos merecemos sentirla. La clave: agenda menos. Además si terminas antes y tienes tiempo para hacer otra tarea siempre puedes elegir una de tu lista de pendientes, no hay problema. Y encima al agendar menos, siempre vas a priorizar, por lo tanto tus proyectos más importantes son los que lograrás terminar antes. Agendar menos tiene múltiples ventajas. Reduce tus expectativas, prioriza, programa menos acciones y disfruta más de lo que sí has logrado. Vale más lo que sí hiciste que lo que no. Lo que hiciste es lo que te impulsa, así que alégrate por lo que sí has hecho hoy.
  • ¿Divides cada tarea en múltiples acciones? Una de las cosas que más nos frustra es haber realizado tareas y ver que no podemos tachar nada por que no hemos terminado. Pero en realidad esa sensación de no he terminado, no tacho nada, no avanzo, se debe a que anotaste tus tareas en bloque en lugar de desgranando cada paso de tu tarea. Las tareas hay que dividirlas en acciones, de esa forma podremos tachar cada una de las acciones o pasos que realicemos. Por ejemplo si en mi lista de tareas o mi agenda pongo solo “Vídeo en Youtube” y hoy lo que he hecho ha sido escribir el esquema del guión, he preparado unas imágenes que quiero intercalar cuando lo edite, me he grabado a mí, pero no he editado ni subido el vídeo, no tacharé nada, pero resulta que sí he avanzado. En realidad podría haber tachado varias tareas, pero si no lo agendo bien, es imposible. Divide en pasos y acciones cada una de tus tareas, es mucho más gratificante.

Para mí la forma más inteligente de gestionar las emociones que nos crea el tener tareas pendientes y ver que nunca se terminan pasa por la previsión y la pro-acción.

Agenda menos, con expectativas realistas y dividiendo todo en partes. Sé consciente de que mientras estés viva siempre habrá cosas que hacer, así que no pretendas que te quede una agenda limpia jamás. Y enfócate mucho más en lo que lograste que en lo que no. Mañana saldrá el sol de nuevo, mejor que te pille contenta y animada, por que va a haber más tareas por realizar. Y si por lo que sea te da agobio o tristeza, abrázate, prepárate una bebida que te encante, desconecta y permítete sentir esas emociones. Después rehaz tu plan de forma viable, y ¡a por todas!

Azucena Caballero

Latest posts by Azucena Caballero (see all)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies