La Diosa y su mensaje

Desde los tiempos más antiguos la Diosa Madre de la Tierra fue la divinidad máxima, de su cuerpo brotaba toda la vida y toda formaba parte de su cuerpo y todos reposaban en ella para luego renacer.

El cuerpo femenino, su deseo, su sangrado, su orgasmo, la gestación y la leche de sus pechos eran el milagro de la vida encarnado y eran reverenciados. Nadie esperaba que una mujer se sometiera y a ningún hombre le era permitido dañarla o menospreciarla.

Las chamanas guardaban los secretos de las tribus, los misterios, los remedios y las historias.

El viento poderoso de nuestra voz, el canto ancestral de nuestras gargantas, la luz y la sangre de nuestro úteros fértiles, la venganza y la paz, todo está en nosotras.

Los salvajes, los asesinos, las tribus patriarcales, cortaron nuestras gargantas, violentaros nuestros templos, impusieron la injusticia y nos hicieron adorar sus dioses masculinos y excluyentes.

No permitáis que nos sigan teniendo en silencio. No permitáis que destruyan la Tierra.

Desde antes de la Historia, desde antes del fin de las glaciaciones, desde antes de que el ser humano fuera humano, yo ya poblaba su espíritu y le hacía amar, engendrar, cuidar y nutrir a sus hijos y fui adorada en el silencio del corazón de los hombres que aún no sabían hablar.

Les di el fuego. Les di la caza. Les enseñé a construir chozas. Los cuidé como mis hijos e hijas. Y les enseñé a orar mirando el cielo y bajando su cabeza para llamarme también en la profundidad de la Tierra.
Cuando comenzaron a poder crear, me representaron mil veces.

Soy la Gran Madre, la Diosa del Mundo, la que Engendra, la que Nutre, la que cubre el mundo con su manto amoroso y la que Da Vida.

Soy la Madre Primigenia, tan antigua como el Mundo, tan poderosa que todo nace de mi, todo es parte de mi y todo muere para retornar a mi.

La Naturaleza soy yo.
Y las bestias me adoran y me rinden pleitesía.

Nos silenciaron.
Nos humillaron.
Nos borraron de la Historia.
Nos violaron.
Nos encerraron en el gineceo.
Nos quitaron la sabiduría.
Nos quitaron el poder.
Nos robaron el cetro y el trono.
Nos quitaron a nuestros hijos.
Nos mutilaron.
Nos arrasaron los bosques.

Ahora regresamos.
Somos LAS DIOSAS

Recordad, hijas mias, todas las diosas y todas las mujeres, como parte de mi que sois, emanación y pertenencia a la vez, sois creadoras, sois libres, sois fuertes, sois la fuente de la vida.
Nos amo.

La Diosa

Latest posts by Mireia Long (see all)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies