Los enemigos de La Diosa

Sois mis enemigos, sois los enemigos de la Vida, de la Paz, de la Ternura, de la Libertad, del Equilibrio, de la Belleza, de la Diosa.

No. No sois feministas. Dejad de usar esa palabra para sustentar las agresiones contra mis hijas. Sois monstruos si ponéis vuestro foco en:

– Legalizar los abusos sexuales y la violencia de la prostitución. Ser putero es ser violador. No hay prostitución no violenta.
– Ver pornografía sabiendo que esas mujeres son violadas y engañadas y que el negocio se sustenta en violencia, abuso y pedofilia. El porno es violento y te hace ser violento.
– Reconocer el derecho a comprar nuestros coños. Todo putero es un violador y, de hecho, posiblemente abuse también fuera del prostíbulo. Comprar el cuerpo de una mujer para violarla, sea por pobre, sea por desesperada, sea por haber normalizado el abuso, siempre será signo de que eres un monstruo.
– Pretender que libertad sea vender a nuestros hijos.
– Mentir y manipular para conseguir sexo. Y no querer ponerte el condón. Y manipular. Y pretender tener prácticas que denigran a la mujer en el sexo. Y abandonar a quien confia en ti. Todo eso es abuso.
– Engañar en una relación monógama a vuestra mujer. Si ella cree que es una relación monógama y se acuesta contigo por eso, eres un violador. Es sexo sin consentimiento y abuso.
– Mirar con lujuria a niñas y adolescentes y jovencitas. Comentar, pasar fotos o molestarlas te hace ser un ser despreciable. Todas las mujeres y niñas han sufrido abusos y acoso. Eso no lo hace normal, eso os hace repugnantes y peligrosos y les enseñaremos a consideraros así si no cesa.
– No rechazar y apartaros de vuestros amigos puteros y misóginos. La tolerancia es complicidad.
– No tomar partido por la mujer que ha sido acosada o maltratada porque el tipo es conocido vuestro. La equidistancia es complicidad.
– Interrumpir a las mujeres cuando hablan.
– No reconocer autoridad y liderazgo en mujeres.
– Querer follar sin comunicación y ternura. Folláis fatal.
– Negar las desigualdades que sufren las mujeres.
– Querer equiparar gestar, parir y amamantar con ser padre. Nuestro trabajo, nuestra entrega, nuestros cuerpos y nuestras emociones requieren ser cuidadas y sostenidas, no violentadas.
– Separar a los bebés y a los niños de sus madres.Ni el trabajo asalariado, ni la paternidad, ni la igualdad de oportunidades, ni el divorcio deberían ser excusa para romperle el alma a una madre y a un niño.

Y estoy harta de vosotros, enemigos de LaDiosa, depredadores, dañinos, monstruos.

La Diosa

 

Latest posts by Mireia Long (see all)

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies