La normalidad era una pesadilla

Mireia Long

Todo estaba mal. La normalidad era una pesadilla.

Trabajos infectos, inseguros, que no aportan beneficios a la sociedad ni a la gente, que solo producen riqueza para unos pocos ricos, con horarios y espacios infernales, sin alegría, sin crecimiento personal o cultural o mental.

Niños y ancianos guardados y cuidados por otros en edificios semicarcelarios.

Producción mundial sostenida en esclavitud, corrupción, distribución de la riqueza completamente insolidaria, explotación, suciedad, contaminación, expolio, destrucción de recursos naturales y del medio ambiente.

Horarios frenéticos. Nervios, Gritos. Incapacidad de sentir, pararse, pensar, reflexionar. Consumo frenético de objetos, alcohol, diversión. Transporte y traslados continuo de gente moviéndose a sitios iguales de los que salieron.

 

No se, a mi la normalidad no me parecía tan guay.

¿Sabes cómo es una mujer realmente empoderada?

En nuestra clase gratis te vamos a enseñar las 4 claves que hacen que cualquier mujer se empodere y tome las riendas de su día a día y disfrute de ser quien verdaderamente es.

Deja un comentario

Mis amigas, las locas

Estás loca, le dijeron a mi amiga cuando: – Se divorció del hombre que le gritaba, o la ignoraba, o la engañaba o no la

Read More »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies